Cómo evitar los portazos en una puerta exterior

Cómo evitar los portazos en una puerta exterior

portazo puerta
Un problema muy común es que haya una puerta que, al cerrarse, genereun ruido importante y molesto cuando ésta se cierra. El problema no es sólo éste que de por sí ya puede resultar molesto, sino que a largo plazo puede llegar a originar problemas con la propia puerta. El motivo no es otro que al tratarse de puertas pesadas, puede llegar a obligar a la persona que cierra la puerta a necesitar el empleo de mucha fuerza para cerrar la puerta y, por tanto, que la puerta acabe cerrándose a golpes.

El hecho de que una puerta se cierre a golpes implica que con el paso del tiempo se irá deteriorando de manera progresiva el amortiguador de la puerta y, por tanto, se estropee la puerta. Para evitar que esto suceda, existe una serie de posibilidades:

– Poner unos amortiguadores en la puerta de manera que ayuden a ésta a frenar al final del recorrida y que se cierre de manera suave.
– Instalar un cierrrapuertas automático. Se trata de un sistema que eliminará el golpe final al cerrar la puerta al mismo tiempo que consigue que la puerta se cierre de un modo más sencillo. Esto es de gran importancia en casos de puertas pesadas, cuya dificultad para su cierre es mayor.
– Instalar una cerradura de resbalón silencioso. Se trata de una opción idónea para casos en los que el problema es la propia dureza del movimiento en el resbalón. Se entiende que dicha dureza es la causante de que la persona tenga que cerrar con demasiada fuerza para que la puerta encaje correctamente en el marco.