Tarragona no permite la publicidad en buzones

publicidad buzones
Hasta el momento tener publicidad en el buzón de casa es algo más que habitual. No obstante, eso podría cambiar a medio – largo plazo. Ése es el caso, por ejemplo, de Tarragona donde a finales del pasado año se propuso una ley que prohibiese la publicidad en buzones además de la venta por teléfono.

De este modo, un cerrajero no podrá publicitar sus servicios colocando una pegatina en el buzón del cliente o, tan siquiera, incluyendo una pegatina en el portal del edificio. El motivo, más allá de la publicidad, tiene sentido si se tiene en cuenta que la mayoría de estas pegatinas publicitarias únicamente incluyen un número de teléfono donde se indica los servicios que se ofrecen, ya sea de cerrajería, carpintería, etc. No incluye información de contacto más allá del propio número de teléfono y, por tanto, no se han realizado las respectivas comprobaciones acerca de la actividad que está detrás de ese número de teléfono.

Así, no se indica si dicha persona posee la preceptiva inscripción como empresa o autónomo, es decir, que efectivamente se encuentra legalizada su actividad o si tan siquiera, se encuentra en activo puesto que es frecuente que existan pegatinas que permanecen en edificios o buzones durante mucho tiempo sin que por ello se asegure que permanece en activo el servicio ofrecido.

Por el momento, Tarragona ha dado el primer paso y aunque aún es prematuro no sería de extrañar que en el futuro más cercano haya más ciudades que optasen por tomar ejemplo de Tarragona y se prohibiese la publicidad en buzones. Hay que recordar, también, que la eliminación de la publicidad en buzones también tiene su aspecto negativo puesto que folletos que se recibiesen hasta el momento (hipermercados, tiendas de electrodomésticos, etc.) tampoco se recibirían más allá de los servicios donde se ofrecen particulares.